Hace tres años, 30 niños-as, acompañados de sus padres y de las profesoras, emprendían juntos una aventura: un nuevo colegio, nuevos amigos, y ganas de aprender.

Venían como “esponjas” para dejarse empapar de todo lo que iban a recibir. Es  motivo para dar GRACIAS y celebrar la vida.

Por ello, el pasado día 22 de junio, tuvimos el acto de su graduación, al que asistieron sus padres y profesoras. Los niños estaban radiantes de alegría ; nos deleitaron con una poesía y bailaron una canción sobre las vocales.

El escenario quedó decorado con trabajos elaborados por ellos, obra de unos pequeños pintores.

A continuación, se les hizo entrega de un diploma y con sus birretes puestos parecían universitarios.

El acto se concluyó con una bonita presentación (Mi cara a los 3 años y mi cuerpo a los 5). ¡Cuántohemos cambiado!. Muchos se quedaban sorprendidos.

 

“ Números poesías, canciones, ayudar  y compartir”,todo esto se llevan estos niños en “su mochila” a la piscina.

Gracias niños. “No me olvidaré de vuestros juegos, risas, lágrimas. Me habéis enseñado una vez más la inocencia y la transparencia y el disfrutar de lo pequeño”. Soy como un ramillete de flores de distintos colores, cada una diferente y especial, que hay que cuidar con esmero.

Como dice el B.Faustino, sois  “ FLOR DE LA HUMANIDAD QUE SE  RENUEVA”.

 

              FELICIDADES